Imagen Portada ApuestasCaballos
Imagen Portada ApuestasCaballos
Imagen Portada ApuestasCaballos
Imagen Portada ApuestasCaballos
Imagen Portada ApuestasCaballos
Imagen Portada ApuestasCaballos
Imagen Portada ApuestasCaballos
Imagen Portada ApuestasCaballos

Casas de Apuestas

Banner

Banner

El caballo Mustang

Imagen

El caballo Mustang es de origen europeo. Los caballos Mustang descienden de los caballos llevados a América por los conquistadores españoles. Es la última especie de caballos salvajes que existe en el continente americano, de hecho, estos animales están protegidos por la ley de los Estados Unidos de América. Maltratar o matar a un Mustang constituye una infracción federal en los USA.

Los indios que vivían en América antes que llegaran los primeros europeos, no conocían a este tipo de caballo y aunque en un primer momento tuvieron miedo de ellos, posteriormente entendieron que podían ser utilizados por ellos, bien para cazar o bien para luchar.

Los caballos Mustang viven en grupos de unos 15 individuos, aunque en ocasiones hay manadas más numerosas. Cada rebaño consta de yeguas y potros, así como jóvenes machos de edad inferior a los 2 años. Un solo macho es el que dirige el grupo y es el que manda.

Este macho dominante acecha y vigila a otros machos y a los depredadores (coyotes, pumas, osos) que amenazan a los individuos más débiles como los potros, protegiendo a su grupo. De esta forma mantiene la seguridad del grupo bajo su dominio.

El Mustang es un caballo pequeño y vigoroso de cuello corto y cabeza más bien pequeña, el Mustang tiene unos ojos muy expresivos y una forma de cara rectilínea. Tienen una grupa baja y unas extremidades secas y duras. Su estatura varía entre 1.35 y 1.55 metros.

Estamos hablando de un caballo rápido y fuerte, la raza Mustang es capaz de sobrevivir en regiones áridas y montañosas, y puede alimentarse tan sólo con plantas leñosas y matorrales espinosos, ya que es un animal que bebe poco y puede resistir tanto calores secos como temperaturas muy frías.

Su nombre, Mustang, proviene de una antigua palabra española que significaba "sin dueño" o "vagabundo".